Tags

,

Como una niña pequeña, fui adoptada en el mundo del café y del té caliente por estafar los últimos sorbos de las tazas calientes de mi papá. Hoy en día, ese último momento en el día para mí misma, con un buen libro, música dulce y (sshhhhhh) sin ruido, puedes encontrarme fácilmente complaciéndome con una taza caliente de té de manzanilla con leche espumosa y miel. Verdaderamente, es un deleite de una relajación plena cuando se toma ese primer sorbo.

  • ½ Taza de Agua
  • ½ Taza de Leche
  • 2 Cucharaditas de Miel
  • 1 Paquete de Té de Manzanilla
  1. Hierve el agua y la leche
  2. Agrega el Té
  3. Haz la espuma de agua y leche batiendo rápidamente durante 20 segundos (si un batidor no está disponible)
  4. Vierte la mezcla en una taza y RELÁJATE!

Disfruta!

– Cynthia